Deliciosa receta del increíble chef

Przepyszny przepis od niesamowitego szefa kuchniA versão em PortuguêsDeutsch VersionÖsterreichische VersionVersione ItalianaVersion FrançaiseNederlandse VersieBelgische Versieέκδοση ΚύπροςΕλληνική έκδοσηSvensk VersionDansk UdgaveSuomalainen versioРусская версияMagyar VerzióVersiunea RomânăČeská VerzeSlovenská VerziaSlovenska različicaБългарска версияLietuvių KalbaEesti versioonLatviešu ValodāPhiên bản tiếng ViệtVerzija СрбијеVerzija HrvatskaVersioni shqip
Deliciosa receta del increíble chef
Deliciosa receta del increíble chef

¡Hola! Mi nombre es Francis y soy chef en uno de los restaurantes más prestigiosos de Barcelona. Habrán notado, que el 98% de los chefs tienden a tener sobrepeso o simplemente a ser obesos. Desafortunadamente es realmente así. Yo también formé parte de ese porcentaje hasta hace poco tiempo. Déjenme contarles cómo me convertí en chef. Cuando era niña, tenía sobrepeso. A la edad de 15 años o así, las otras chicas comenzaron a salir y hacer amistad con los chicos, mientras yo estaba en casa buscando dietas y métodos para perder peso en diferentes sitios web …

Y luego me encontré con un artículo: cocina baja en carbohidratos. Estaba muy interesada y decidí probarla. Preparaba de todo, helados, pasteles, panqueques y logré bajar de peso. Después de graduarme, me fui a estudiar a una escuela de cocina.

Y ahí es donde mi sistema falló. ¡Empecé a engordar rápido! ¡A la velocidad que lleva cocinar un filete a la parrilla!

Pero luego, mi trabajo era más importante que mi vida personal. Olvidé que había alcanzado el peso de 117 kg y comencé a trabajar en el restaurante donde ahora soy el chef.

Debido a la característica de mi trabajo, como un poco de todo durante el día, y sin una dieta balanceada, he ganado un peso de otros 4 kg.

Más tarde, mi jefe notó mi potencial (me consideró su heredera y me ofreció un puesto en un lugar más prestigioso) y me ofreció un ascenso, siempre y cuando inventara algunos platos nuevos.

Ese fue el comienzo de mi crecimiento profesional. Participé en varias clases magistrales, pero mi peso siempre estuvo ahí para atormentarme. Con cada cambio de trabajo, estar de pie todo el día era cada vez más difícil y en una cocina, donde las temperaturas son muy altas, se había vuelto insoportable. Llegué al punto de desmayarme en el trabajo.

Imagínese, una gran masa como la mía que cae sobre un suelo de baldosas. Cuando recobré el conocimiento, estaba acostada en el sofá de la oficina de mi jefe (todavía no sé cómo me llevaron allí desde la cocina). Su novia Julia se paró frente a mí con una mirada asustada y me miró con los ojos muy abiertos en un estado de impresión.

– “¿Por qué te descuidastes tanto así, cariño?” Me preguntó. “Debes empezar a amarte de nuevo, vi tus fotos en las redes sociales, eras tan delgada en la escuela secundaria, sé que hacer este trabajo es difícil mantenerse en forma, pero Carlos (mi jefe) tiene grandes expectativas para ti, por lo que necesitarás energía y vitalidad. Mira, tengo algo para ti … “Tomó algo de la cartera. “Me lo compré en Vietnam, pero ahora quiero dártelo, todo lo que necesitas está aquí”.

Ella me trajo un frasco. Después de recuperarme, volví a casa y lo abrí.

Esto era Choco Lite , un aditivo con cacao en polvo natural con la adición de otros microelementos. Leí las instrucciones: se suponía que este chocolate me ayudaría a perder peso y resolver mis problemas de salud relacionados con la obesidad.

Usar Choco Lite es fácil: solo necesita agregar dos cucharaditas del aditivo a un vaso de agua tibia o leche descremada y la bebida de chocolate está lista. Por la mañana comencé a beber Choco Lite . Para el desayuno, cocinaba avena con fructosa, un par de rebanadas de pan de trigo integral tostado y un vaso de Choco Lite , en lugar del café de la mañana.

En el trabajo, traté de mantener mi rutina habitual (tengo que probar todas las comidas que preparo, no puedo evitarlo). Cada 4-6 horas, tomaba un descanso para descansar y me preparaba un vaso de Choco Lite . A veces me permitía un sándwich integral de pavo o requesón sin grasa.

Para el almuerzo, comía verduras a la parrilla, pechuga de pollo con salsa de ajo y aceite de oliva, y como postre algo especial, un vaso habitual de mi chocolate Choco Lite .

Después de solo un par de días, comencé a sentirme mucho mejor. El viaje era menos cansado y las caídas de presión dejaron de causar mareos y fatiga.

Una semana más tarde decidí pesarme. Cerré los ojos, subí a la balanza … ¡Abriendo los ojos, no podía creerlo! ¡Bajé 8 kg! ¡Estaba feliz, tenían que verme!


No cambié la dieta, solo le agregue frutas y verduras. Nunca me negaré a comer carne y pescado, ya que el vegetarianismo no es para mí. A veces incluso me permitía un dulce, no tiene sentido eliminar completamente algún producto de mi dieta. Simplemente coma todo con moderación.

Después de 9 días, baje otros 11 kg. Estaba aún más atareada que después de la primera semana. Realmente pensé que baje todo el líquido acumulado y ahora el proceso de adelgazamiento sería más lento. ¡Pero no, no en mi caso!

No los cargaré con respecto a los kilogramos, que he bajado semana tras semana, pero diré que no fue nada difícil. Mi resultado máximo fue menos 11 kg en 9 días.

En general, durante 10 semanas me deshice de 44 kg. ¡Ahora peso 73 kg, pero, por supuesto, en esto no me detendré!

El frasco de Choco Lite , que me dio Julia, solo me basto para la mitad de mi curso de adelgazamiento. Tuve que pedir uno más en el sitio web oficial. ¡Afortunadamente, lo recibí rápidamente!



Un mes después, mi jefe me ascendió, diciendo que no solo era una persona responsable, sino también la cara de la compañía y un ejemplo de imitación.

Estas palabras no pudieron sino hacerme feliz y inducir a mejorar. Así que encontré un nuevo objetivo: ¡Una cadena de restaurantes Michelin!

Después de haber perdido tanto peso, siento que puedo realizar cualquiera de mis sueños. ¡Y obtendré todo lo que quiero!

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*